Vivir en Canadá

Podríamos decir que un dato representativo de Canadá es que es el segundo país más grande del mundo (solo es superado por Rusia), pero la verdad es que hay muchos otros aspectos que también llaman la atención de los extranjeros de todo el mundo.

Eso sí, existen algunos ámbitos que podrían complicar la adaptación de algunos inmigrantes que quieran vivir en Canadá, sobre todo a aquellos que están acostumbrados a climas más cálidos. Para que determines si es una buena opción mudarte a este país o no, te recomendamos mirar los datos que reunimos en esta guía.

¿Cómo es vivir en Canadá?

Calidad de vida

Lo primero que tenemos que decir sobre Canadá es que tiene una calidad de vida bastante óptima, e incluso nos atrevemos a afirmar que es una de las mejores de todo el continente americano. Su cercanía con Estados Unidos también influye en cosas como una mayor facilidad de importación, pero esto tiene un punto negativo.

¿De qué se trata? De los elevados precios que deben pagar las tiendas y los residentes por recibir productos del exterior, pues las tasas impositivas de Canadá son bastante altas. Sin embargo, por ahora queremos continuar con lo positivo de este país, y por ello hablaremos de sus espectaculares y llamativos paisajes.

Aunque es cierto que los restaurantes y los clubes nocturnos no faltan en las grandes ciudades, este país es más idóneo para quienes busquen entretenimiento al aire libre. Por ello podrás disfrutar de extensos espacios naturales que, conforme cambian las estaciones, también tienen facetas distintas que hacen posible la realización de actividades de todo tipo.

Dentro de los más destacadas se encuentran la pesca y los paseos en los extensos lagos de Canadá. Esto sin omitir la práctica de esquí y patinatas sobre nieve, el surf, la natación, la caza y las caminatas por altísimas montañas como otras de las alternativas que tendrás para pasar tus días libres.

A su vez, todos los espacios al aire libre de Canadá propician que la calidad del aire y del agua tengan muy buenos estándares, tanto en los lugares públicos como dentro de las casas. Esto también se evidencia en la salud de los canadienses, y verás que este país no tiene altas tasas de enfermedades crónicas.

La atención médica de Canadá es otro de sus puntos a favor. Aunque se suele pensar que estos servicios son gratis, la realidad es que los residentes cubren estos gastos con los impuestos, con lo que también aseguran que serán atendidos por profesionales con las mejores preparaciones.

Sin embargo, las afecciones más graves no son tan fáciles de resolver en los centros médicos gubernamentales de Canadá, por lo que estos pacientes tendrán que hacer una evaluación previa de sus casos.

La educación, por su parte, no tiene contratiempos; las instituciones son excelentes, y la enseñanza recibida tiene los más altos estándares.

Y por si todo esto fuese poco, los canadienses son personas sumamente amigables e inclusivas, y aunque puedes encontrar algunas excepciones, la mayor parte de los locales ofrecen manos amigas y siempre encontrarás un lugar en cualquier reunión.

Como es de esperarse con todos estos elementos, la inseguridad de Canadá no es un problema que afecte a los residentes, y aunque no tendrás que preocuparte por ser víctima de algún delito, no está de más emplear algunas medidas preventivas.

Movilidad

Nuevamente tenemos que hablar sobre el gigantesco tamaño de Canadá, pero esta vez enfocados en las consecuencias que trae esta característica para que los residentes se movilicen de un sitio a otro.

De manera específica, debes saber que, aunque grandes ciudades como Ottawa, Vancouver, Toronto y Montreal tienen servicios de metros que pueden facilitar el transporte, es difícil encontrar alternativas igual de eficientes en el resto del país.

En este sentido, en las zonas más alejadas del país las opciones principales son los autobuses y los trolebuses, mientras que en otras también podrás acceder a trenes.

No obstante, todo el país tiene el mismo inconveniente: es difícil llegar a otras localidades, y los amplios espacios entre las ciudades dan una sensación de vacío que puede resultar complicada para algunos residentes.

Asimismo, las vías no tienen una planificación perfecta, por lo que es común que muchos conductores tengan que desviarse por encontrar lagos o montañas en su camino.

Clima

Contrario a lo que puedas pensar, vivir en Canadá no es sinónimo de estar siempre entre la nieve, pues este país tiene las 4 estaciones: otoño, invierno, verano y primavera. No obstante, es cierto que el frío es el que predomina en casi toda la nación y durante gran parte del año.

Incluso, en el verano verás que, aunque haya sol, las temperaturas no son tan altas para generar calor. Para que tengas una mejor idea de cómo es el clima en Canadá, podemos decirte que las temperaturas más bajas se dan en las ciudades del norte, donde las nevadas son bastante usuales.

En el caso de las localidades que se ubican en el medio y en los límites del sur de Canadá, las temperaturas pueden ser más templadas, y los veranos suelen durar un poco más. Las lluvias, por su parte, no son tan comunes, pero cuando llegan, suelen hacerlo en la costa oeste del país.

Costo de vida y salarios

Si piensas que el costo de vida en Canadá es bastante alto, te decimos que estás en lo correcto. A pesar de que este país es un 19% más barato que su vecino Estados Unidos, esto no es suficiente para determinar que sea una nación económica, aunque tampoco significa que los residentes no puedan cubrir sus gastos.

De manera específica, los habitantes de Canadá reciben un salario promedio de 3.069 dólares, una cantidad que les permite pagar sus responsabilidades básicas y, en las ciudades menos costosas del país, tener un mayor margen de ahorro.

No obstante, debes tener en cuenta que los productos que no son fabricados en la nación pueden tener precios mucho más altos que en Estados Unidos. Como mencionamos en el primer apartado, la importación lleva consigo cifras más altas correspondientes a los impuestos que deben pagar los comercios.

Esto, a su vez, se traduce en una oferta un poco limitada de artículos que podrían ser básicos en otros países del mundo, así como también en que los residentes de las zonas del norte de Canadá tengan que pagar aún más dinero para obtenerlos.

Conseguir trabajo en Canadá

Nos atrevemos a decir, sin miedo a equivocarnos, que el ámbito laboral de Canadá es una de sus ventajas más sobresalientes, y la primera característica que sustenta esta afirmación es el libre mercado. Los residentes de este país tienen facilidades para instalar sus propios negocios, lo que aumenta las vacantes en diversos sectores.

Lo mejor de todo es que los extranjeros también tienen esta posibilidad, pero no siempre es la primera opción debido a los altos impuestos que deben pagar (los que aumentan de manera exponencial si se trata de importaciones).

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que el gobierno canadiense invierte, cada vez más, en la expansión de las oportunidades de trabajo para los extranjeros.

Esto se debe a que el crecimiento demográfico de este país es más lento que el de otros como Estados Unidos, por ejemplo, lo que se agrava si tenemos en cuenta su gigantesco territorio.

¿El resultado? La necesidad del país de atraer a profesionales y a empleados de nivel de entrada para que ocupen puestos tanto en sus grandes empresas como en los emprendimientos que acabamos de mencionar. Los inmigrantes, por su parte, no suelen desaprovechar estas ofertas, y por ello es totalmente posible que encuentres trabajo.

Dentro de las áreas profesionales con mejores vacantes se encuentran la tecnología de la información, la ciencia, la administración, la gestión de recursos, el desarrollo web, la enfermería, la gerencia de mercadeo, las ingenierías en diversos campos, y la arquitectura.

Por su parte, los empleos de nivel de entrada son los que tienen mayor número de propuestas, y dentro de las más destacadas se encuentran el comercio al por menor, los puestos en empresas hosteleras y turísticas, en compañías de construcción, de transporte, de servicios, manufactureras, de almacenamiento, de electricidad y de atención al cliente.

Para finalizar, debes tener en cuenta otros puestos que son más fáciles de acceder en casi cualquier ciudad canadiense, y se trata de los agricultores, los farmacéuticos, los soldadores, los recepcionistas y los encargados del almacenamiento en grandes empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.