Vivir en República Checa

Los constantes avances y el tinte histórico de la República Checa se conjugan para convertir al país en una de las mejores opciones para vivir en Europa del Este. El acceso a la educación, buenas ofertas de empleo y ciudades repletas de entretenimientos son algunas de las cosas que aman los extranjeros que ya se residenciaron aquí. ¿Quieres unirte a ellos? ¡Lee lo que te diremos en este artículo!

¿Cómo es vivir en República Checa?

Seguridad

Si damos una percepción global de la seguridad en la República Checa, podemos afirmar —con total confianza— que es un país sumamente seguro para vivir. Para que tengas una idea te decimos que el índice delictivo de la nación es de apenas un 25,40%, por lo que la tasa de seguridad lidera con un 74,60%.

Los asesinatos intencionales, por su parte, no pasan de 70 por año. En lo que respecta a la sensación de seguridad al caminar solo por las noches, las cifras son mucho más favorables: al 91.56% de los habitantes de la República Checa no les preocupa transitar por las calles del país en ningún momento del día.

En todo caso siempre es importante tomar las medidas de precaución básicas en todo el mundo. Los carteristas suelen frecuentar las zonas turísticas de las grandes ciudades (sobre todo en Praga), así que debes tener cuidado sólo en ocasiones particulares.

Transporte

La República Checa tiene un sistema de transporte un poco complejo, pero también sumamente óptimo. Los servicios ferroviarios y de autobuses son los más usados del país, y son capaces de conectar a las principales ciudades (como Praga, Brno, Pilsen, Ostrava y Liberec) en pocas horas.

Se trata, entonces, de un sistema unificado que se complementa con transbordadores, funiculares y metros de corta distancia. Además, debes saber que todos los vehículos de transporte público en la República Checa están totalmente habilitados con ascensores y pasos especiales para sillas de ruedas.

Pero si quieres un viaje más rápido y directo, los taxis del país son una excelente opción. Como sucede en muchos lugares, las ciudades checas cuentan con los servicios de compañías de taxis sumamente fiables con tarifas que también son superaccesibles. Si eliges esta alternativa, te recomendamos evitar coger los coches en la calle; será mejor que los pidas por teléfono.

Salud

Los residentes de República Checa pueden elegir entre la atención médica pública o la privada. El gobierno obliga a los habitantes del país a optar por un seguro de salud y, además, a contribuir mensualmente para el mantenimiento de las redes hospitalarias.

Sin embargo, existen marcadas diferencias entre el sistema de salud público y el privado en la nación. A pesar de que todos los centros médicos están totalmente dotados, en el primer caso los pacientes pueden experimentar largas horas de espera y tratos distantes por parte de los profesionales de la salud.

Esto se debe, sobre todo, a que son muchos pacientes y pocos médicos. Ahora bien, las clínicas privadas son más rápidas y con mejor atención, sin dejar a un lado una gran ventaja: casi todos los profesionales dominan el inglés. Eso sí, los servicios de emergencias son excelentes sin importar si el paciente tiene un seguro médico público o privado.

Calidad de vida

Tanto los checos nativos como los expatriados consideran que tienen una buena calidad de vida. Para ser más exactos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos estima que la satisfacción media de los habitantes de un país debe ubicarse en un 6,5, y en la República Checa esta cifra es de 6,7 de 10.

¿Qué factores influyen en esta estimación? Realmente son muchos, pero podemos destacar el acceso a la educación primaria y superior, sistemas de salud y de transporte que cumplen las necesidades de los habitantes y hasta la abundancia de lugares para hacer turismo.

Un aspecto que puede interferir en el proceso de adaptación de los extranjeros es la frialdad de los checos. Nos referimos a que muchos de los nativos del país tienden a ser más distantes en el trato que, por ejemplo, los españoles y los latinos.

Ciudad antigua de República Checa
Paisaje de Míkulov, República Checa.

Mejores ciudades para vivir

Elegir la mejor ciudad para vivir en la República Checa depende de muchas cosas; la seguridad, las conexiones de transporte y las oportunidades de trabajo son las más importantes.

Aunque la decisión no es tan sencilla, hemos optado por hacer una lista de las zonas con las mejores puntuaciones de esos aspectos para los expatriados:

  • Praga: Antes de hablar sobre las cualidades de la capital checa, debes saber que no es una ciudad precisamente barata. Sin embargo, tampoco es tan cara como las otras capitales europeas, y las oportunidades que encontrarás en ella harán que valga la pena pagar por vivir ahí.
    Praga es tan hermosa que caminar por ella se convertirá en un paseo turístico. Restaurantes, centros de entretenimiento y muchísimos extranjeros que dominan el inglés y el español son otras de sus ventajas.
  • Brno: Es otra de las ciudades más importantes de la República Checa, y es tan increíble como la capital. Su tinte histórico es su carta de presentación, y al estar rodeada de caminos verdes podrás trasladarte en bicicleta (lo que supone un ahorro en cuanto al transporte).
  • Pilsen: Si estás en busca de un ambiente juvenil repleto de bares y sitios de entretenimiento, Pilsen es la ciudad ideal para ti. Se trata de una zona con muchas oportunidades de trabajo, una amplia gama de universidad y una vida nocturna estruendosa.

Conseguir trabajo en República Checa

Los salarios de la República Checa son otros de los atractivos del país. Para ser exactos, las cifras de los sueldos van desde los 600 hasta los 900 euros, números que si bien son más bajos que la media en Europa, también son suficientes para vivir bien en el país.

Además, la oferta laboral es tan extensa que incluso podrían contratarte sin hablar inglés ni checo. Por ejemplo, si sólo hablas español puedes conseguir trabajo en un call center, cuyo sueldo va de 750 a 900 € —nada mal, ¿no crees?—. Para optar por puestos de este tipo debes tener una formación profesional previa, pero si no la tienes, no pasa nada.

Las ofertas laborales en el país también abarcan trabajos de meseros o camareros en hoteles, y en esos casos lo más probable es que te paguen unos 600 € mensuales —lo que sigue siendo una buena cifra para cubrir tus gastos—. Bien, pero, ¿buscas ganar un sueldo mayor? si demuestras ser un guía turístico capacitado, pueden pagarte hasta 3.000 euros en temporada alta.

Cualquiera que sea tu aspiración, seguro podrás encontrarla —o al menos algo parecido para empezar— en los portales web de la República Checa para la búsqueda de empleos. Aquí te dejamos algunas de las opciones más usadas por los extranjeros: Learn 4 Good, Jobs Cz y la Unión Europea.


¿Esta información fue útil para ti? ¡Nos gustaría saber tu opinión en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.